ECONOMIA CIRCULAR

El sector del cemento ha sido pionero en Europa en la aplicación de estrategias de eficiencia energética

Esencialmente, la economía circular es una estrategia de eficiencia: “hacer más con menos“. Consiste tanto en reducir el consumo de materiales en la fase de producción de bienes, como minimizar la generación de residuos. De esta manera, es pasa de un flujo lineal de materiales (recurso-producto-residuo) a un flujo circular (recurso-producto-recurso reciclado). Y todo ello, coordinado con el progresivo abandono del uso de combustibles fósiles (que son contaminantes y caros) por energía renovable. Es la combinación de estas dos políticas que surge el concepto de aprovechamiento energético de los residuos que ni se han podido evitar, ni se pueden reutilizar ni reciclar. La biosfera es la gran beneficiada porque, aparte de disminuir el consumo de combustibles fósiles, se produce un descenso drástico de los vertederos.

El sector del cemento ha sido pionero en Europa en la aplicación de los principios de la economía circular. Las fábricas utilizan desde hace mucho tiempo, por ejemplo, escombros de edificios o escorias de chatarra como materias primas para su producto. Es la llamada valorización material, y sirve para integrar en el ciclo productivo desechos que, en caso contrario, irían a vertederos, perjudicando los entornos naturales. También en el aprovechamiento energético de residuos las cementeras son líderes, a partir de las experiencias de países líderes en la protección medioambiental como Alemania, Holanda o Austria. Y lo hacen desde la pasada década de los 80, obteniendo calor para sus hornos mediante la combustión de una gama de residuos que van desde restos forestales en plásticos, pasando por neumáticos fuera de uso o harinas cárnicas.

LAS VENTAJAS AMBIENTALES DEL APROVECHAMIENTO ENERGÉTICO DE LOS RESIDUOS

El aprovechamiento térmico de los residuos es una fuente de competitividad para las empresas, ya que el coste de esta energía es inferior a la de los combustibles fósiles. Pero sobre todo representa una contribución medioambiental de primera magnitud:

  • reduce las emisiones de CO2 y permite frenar el cambio climático
  • aminora los vertederos, lo que evita riesgos de contaminación en suelo y aire, y de incendio de los desechos vertidas
  • disminuye el consumo de combustibles fósiles no renovables
  • dado que se realiza en el ámbito de la proximidad territorial, atenúa efectos negativos por el aire o la naturaleza derivados de las emisiones por transporte de combustibles procedentes de otros continentes

La industria cementera catalana es escrupulosa con el aprovechamiento energético de residuos, ya que respeta completamente la jerarquía de gestión de estos productos: la valorización es sólo una política de actuación a aplicar cuando no se pueda evitar la generación de desechos, o su reaprovechamiento o reciclaje. Este es también un compromiso firme de la industria, que encaja a la perfección con la estrategia de la economía circular.

UNA PRÁCTICA SEGURA PARA LAS PERSONAS Y EL ENTORNO NATURAL

La seguridad para la salud humana y la calidad del aire de la valorización energética en hornos de clínker está avalada por una numerosa y documentada literatura científica, fruto de investigaciones y trabajos de campo de universidades y organismos públicos y privados de Europa y de América del Norte. Todos los estudios concluyen que no hay cambio significativo en los parámetros de los gases emitidos durante la valorización energética de residuos respecto de las emisiones producidas usando combustibles fósiles.

Entre estos estudios cabe citar:

  • Towards a better exploitation of the technical potential of waste-to-energy. JRC Science for Policy Report 2016. European Commission
  • Karstensen, K.H. 2008. Formation, release and control of dioxins in cement kilns. Chemosphere,70
  • Pegg, m.j. Amyotte, P.R., Fels, M., Cumming, C.R. & Poushay, J.C. 2007. An assessment of the use of tires as an alternative fuel.
  • Lavall, A., García, A., González, C., Liebert, C. & Perret, J.F. 2010. Estudio sobre las emisiones y su posible efecto sobre el medio ambiente y la salud en el entorno de plantas cementeras. Cemento Hormigón, 398
  • CANTOX Environmental, Mississauga, Ontario. Literature Review & Assessment of Public Health Impacts of Alternative fuels use in the Cement Industry. Report to the Cement Association of Canada, September 2006
  • Abad, E., Martínez, K., Caixach, J. & Robera, J. 2004. Polychlorinated dibenzo-p-dioxin/plychlorinated dibenzofuran releases to the atmosphere form the use of secondary fuels during clinker formation. Environmental Science &Technology, 38
  • Schneider, M. 1996. PCDD/F emissions from Germany cement clinker kilns. Organohalogen Compounds, 27
  • Richards, J., Goshaw, D., Speer, D., & Holder, T. 2008. Air emissions data summary for portland cement pyroprocesing operations firing tire-derived fuels. PCS R&D Serial, 3050

Además, las emisiones de los gases procedentes de la valorización energética están controlados de forma continua por la Administración. Y todas las series históricas acumuladas demuestran que siempre están por debajo de los límites marcados por la normativa legal europea.

UNA TECNOLOGIA APROPIADA PARA GARANTIZAR BENEFICIOS SOCIALES, AMBIENTALES Y EMPRESARIALES

Hay dos grandes ventajas de las fábricas de cemento el proceso de aprovechamiento energético procedente de los residuos, especialmente si se compara con las plantas incineradoras convencionales que se dedican a fabricar energía con ellos. De un lado, por sus prestaciones: los materiales dentro de un horno de cemento queman más tiempo y mucha más temperatura, lo que facilita la destrucción de los compuestos orgánicos de los combustibles introducidos. Por otro, las cenizas y escorias que se generan durante la quema se integran al producto que se fabrica, cosa que no ocurre con las incineradoras, que producen energía, pero generan un residuo nuevo que hay que gestionar. En las plantas cementeras, el concepto de economía circular toma su máxima vuelo.

De manera resumida, la valoración energética de residuos es una práctica:

  • Segura para la salud
  • Beneficiosa para el Medio Ambiente
  • Compatible con la jerarquía de los residuos
  • Útil para la sociedad
  • Fuente de competitividad para las empresas
  • Esencial en la lucha contra el Cambio Climático