Consecuente con el apoyo que siempre ha expresado en todas las iniciativas que ayuden al desarrollo económico y social del país, Ciment Català ha firmado la adhesión al manifiesto Sí al acuerdo de ampliación del aeropuerto con el que más de 200 entidades reclaman la expansión de esta infraestructura. Las entidades y agentes económicos más representativos de la actividad económica y del tejido productivo del conjunto de Cataluña exigen un gran pacto institucional entre las administraciones públicas locales y nacionales, y con la complicidad de las autoridades de la Unión Europea, para aprobar la ampliación en unas condiciones ambientalmente razonables. La escenificación de esta iniciativa tuvo lugar el pasado 2 de junio en un acto público y reivindicativo en la escuela de negocios ESADE.

Durante el evento, quedó clara la necesidad de ampliar el aeródromo, pero como la última palabra la tendrá Bruselas porque afecta zonas protegidas del delta del Llobregat, en el manifiesto se reclama un acuerdo entre Aena, la Generalitat, el Área Metropolitana de Barcelona y los ayuntamientos de Barcelona, ​​el Prat, Gavà, Viladecans, Sant Boi y otros consistorios afectados “para enviar a las instituciones europeas un mensaje claro y contundente de consenso en relación al interés público que justifica la ampliación, y a las medidas de compensación medioambiental que hay que adoptar para facilitar su ejecución “.

El manifiesto deja claros tres argumentos en favor de la ampliación. Por un lado, el hecho de que la infraestructura esté llegando al máximo de su capacidad. El año 2019 -antes de la pandemia- alcanzó los 53 millones de pasajeros, cuando su capacidad máxima son 55 millones. Un segundo argumento clave es su aportación a la economía, ya que el aeropuerto contribuye en un 7% a la riqueza de Cataluña y con la ampliación llegaría a una contribución del 9% al PIB. El tercer argumento clave es que, con el déficit histórico de infraestructuras que reiteradamente ha ido denunciando la sociedad civil catalana, ahora no se puede renunciar a una inversión de unos 1.700 millones de euros.

Entre los adheridos al manifiesto están las patronales Fomento del Trabajo y Pimec, el Círculo de Economía, la Cámara de Comercio de Barcelona, ​​el RACC, Barcelona Tech City, Barcelona Global, la Mobile World Capital y todo tipo de organizaciones empresariales y sociales catalanas.