El consumo de cemento en Cataluña en el mes de mayo ha registrado un crecimiento del 12%. Con esta cifra, el acumulado en los últimos 12 meses crece un 6,3% y se sitúa con un volumen de 2,15 millones de toneladas. Este dato, sin embargo, resulta todavía inferior al del conjunto del año 2019, en que se utilizaron 2,24 millones de toneladas.

También la producción de cemento se ha incrementado un 17,9% durante el mes de mayo para fijar su tasa en el año móvil al 8,8% y un volumen de 3,27 millones de toneladas. Por el contrario, las exportaciones han sufrido en el último mes una severa reducción del 33,4%, quedando el índice interanual con un crecimiento del 11,2% y un total de 2,04 millones de toneladas vendidas en mercados exteriores

Lógicamente, la mejora de los datos en relación al año anterior se explica por el levantamiento de las restricciones a causa de la pandemia y la reanudación de la actividad en muchos sectores. Con todo, Ciment Català considera que “sólo con la aplicación de nuevas políticas se conseguirá una reactivación plena de la economía después de la emergencia sanitaria”, según explica su presidente Salvador Fernández Capo. El presidente se congratula por la reciente formación de Gobierno en la Generalitat, e insta a todas las Administraciones Públicas a “desarrollar actuaciones que sitúen la recuperación económica como la prioridad de todas sus decisiones. La próxima llegada de los Fondos Europeos Next Generation nos apremia a no perder ninguna oportunidad “.

Por otra parte, Ciment Català ha publicado en las últimas semanas dos obras que hacen patente su compromiso con la Economía Circular. Por un lado, la Hoja de ruta de la industria catalana del cemento para conseguir la neutralidad climática 2050, que recoge la metodología que seguirá el sector para reducir su huella ambiental. Por otro, la Memoria de Actividades 2020, que incluye, entre más informaciones, las estadísticas de mercado del sector en Cataluña, así como el Balance Ambiental de su actividad.